El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > La Reboluzión Kultural
> La Reboluzión Kultural <

Observen ustedes estas dos fotografías:



Las diferencias parecen bastante obvias, ¿verdad?. El señor de la izquierda, como sin duda sabrán ustedes, es José Calvo Sotelo, aquel político monárquico cuyo asesinato, el 13 de julio de 1936, ha sido tantas veces citado como la chispa que detonó el levantamiento militar contra la II República.

El de la derecha, en cambio, resulta bastante más difícil de identificar. Se trata de Eugenio Barrejón, que fue Gobernador Militar de Alicante allá por la segunda mitad del siglo XIX. En 1884 la ciudad, agradecida (con razón, por cierto) por su labor durante la epidemia de fiebre amarilla que devastó Alicante allá por 1870, decidió erigirle este busto en bronce, costeado por suscripción popular.

Hasta ahora, la relación entre ambos personajes era prácticamente inexistente. De hecho, lo único que tenían en común es que el busto se encuentra en la alicantina Plaza de Calvo Sotelo. Sin embargo, el destino los ha unido de una forma bastante esperpéntica.

La noticia la publicaba ayer el Diario Información, el mismo que comete la insensatez de publicarme una columna todos los domingos. Pero, por si no quieren tomarse la molestia de leerla (aunque merece la pena), aquí tienen un brevísimo resúmen: el lunes pasado, un supuesto grupo autodenominado "Juventud Rebelde" reivindicaba un "atentado contra el monumento de Calvo Sotelo". Atentado que, según pudo comprobar el periódico, consistía en esto:



Al pie del busto embadurnado de pintura, un panfleto calificaba el hecho como un acto de oposición a la existencia de "monumentos y plazas al fascismo".

En fin... un servidor tiene la impresión de que, como acto "imprescindible para hacer la revolución", la verdad, no es gran cosa. Embadurnar de pintura roja un busto, sea de quien sea, parece más que nada una gamberrada. Y, sinceramente, se me ocurren muchísimas acciones más útiles y productivas (o más revolucionarias) que protestar contra alguien que lleva muerto, si no me fallan las cuentas, nada menos que sesenta y siete años.

Pero que encima lo hagan contra el señor equivocado es sencillamente ridículo. Para tratarse de un acto de "recuperación de la memoria histórica", como aseguran, resulta patético que estos "jóvenes rebeldes" ni siquiera recordasen cómo era el rostro de la persona contra quien querían atentar. Pero, además, es que evidencia una incultura monumental. No culpo a nadie de no recordar a Eugenio Barrejón; al fin y al cabo, pocos alicantinos saben quiénes fueron Quijano, Maisonnave o Boné, por citar solo algunos de los muchos personajes que construyeron la historia de la ciudad a lo largo del siglo XIX. Pero, ¡caramba!, miremos otra vez las fotos:



Se parecen como un huevo a una castaña. Un señor lampiño, vestido de paisano y con expresión más bien anodina, frente a un individuo de porte marcial y distinguido, ataviado con las barbas, las jarreteras y las condecoraciones propias de su condición de militar decimonónico. Para darse cuenta de que el embadurnado no era José Calvo Sotelo no hace falta ser un gran fisonomista, ni siquiera tener unos conocimientos históricos que parecen imprescindibles en quienes aspiran a rebelarse contra los recuerdos de la dictadura franquista. Es preciso, sencillamente, tener un mínimo de cultura y sentido común.

De modo que si estos "Jóvenes Rebeldes" aspiran a hacer la revolución, no estaría de más que empezasen por rebelarse contra su propia estupidez. Que trabajo tienen, los pobrecitos

2003-07-17, 04:45 | 15 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/9884

Comentarios

1
De: JJ Fecha: 2003-07-17 05:34

Que mas da! Un tio con esa barba, y con esos solapones, y esa condecoracion, seguro que es un fascista, itemmas si es del siglo XIX. Seguro que era un carca!



2
De: [Quique] Fecha: 2003-07-17 07:20

Ahí le ha dolido JJ. Tienes razón. Además, si le vas a pedir a un joven revolucionario q estudie, aprenda y entienda sobre las cosas, pues, pues... ¡te quedas sin joven revolucionario, carajo!



3
De: Yam Fecha: 2003-07-17 17:17

Jeje. Debieron entenderlo así en tu pueblo, JJ, cuando se les ocurrió fusilar a la estatua del general Saro ;-)



4
De: JJ Fecha: 2003-07-17 17:33

Un enlace relevante al asunto, de Eugenio Santa Barbara, que no en vano ha sido nombrado ciberubedi del año



5
De: Akin Fecha: 2003-07-17 17:34

Todo esto es porque no las viejas heridas no se cierran ni a la de tres (Aznar con el 'que vienen los rojos' (o como decía Fraga 'podeis tener gobernándoos a gente desconocida y peligrosa' como argumento electoral no es que colabore mucho).



6
De: 7 Fecha: 2003-07-17 17:36

O Guerra con el "que vienen los curas! El oscurantismo! El frufru de las sotanas!". Ya me diras que tienen que ver las viejas heridas con la incultura mas enclopedica.



7
De: Akin Fecha: 2003-07-17 20:54

Si si, no quería yo poner ejemplo de solo un lado. Sobre si eso es incultura o no lo discutiría pero sería otro hilo.

En lo que si creo que influye, y mucho, en eso de que haya 'reboluzionarios'. Si el discurso se hubiese calmado hace ya muchos años, como debiera haber sucedido, quizás habría menos mentecatos luchando por causas absurdas y contra emblemas de un pasado que no conocieron (que si hay ganas de pelear hay muchas cosas que merecen la pena).



8
De: Oze (El Erizo Azul) Fecha: 2003-07-18 05:58

Creo que un acto así se califica por sí mismo. Hay mucho "reboluzionario" suelto que piensa que eso de ser revolucionario consiste en ponerse rastas, escribir con "K" "B" y "Z" todo, y oler a tigre. Al final quedan de incompetentes e ignorantes... (y así quedarían hasta para aquellos a los que veneran, caso del Che Guevara).



9
De: Rigel Fecha: 2003-07-25 01:28

¡Dios mío, qué país! ¿Miquelarena?



10
De: maria teresa Fecha: 2006-02-01 20:59

Me gustaria saber algo de este señor, Eugenio Barrejon con el que comparto apellido



11
De: pedro Fecha: 2006-11-23 21:16

las estatuas de los generales a los museos. en los espacios públicos deben estar las efigies de los hombres bienhechores de la humanidad



12
De: maria teresa Fecha: 2007-03-05 22:21

Quiero decir que este gobernador salvó la vida a mucha gente de Alicante a finales del XIX cuando una grave epidemia en la ciudad. Este comentario es para todos los que escriben comentarios y no se preocupan en informarse, pero están dispuestos a soltar cualquier parida. Esto demuestra su incongruencia mental



13
De: maria teresa Fecha: 2007-03-05 22:21

Quiero decir que este gobernador salvó la vida a mucha gente de Alicante a finales del XIX cuando una grave epidemia en la ciudad. Este comentario es para todos los que escriben comentarios y no se preocupan en informarse, pero están dispuestos a soltar cualquier parida. Esto demuestra su incongruencia mental



14
De: Alfredo Campello Fecha: 2008-01-08 15:06

Qué vergüenza me da leer las barbaridades que se están vertiendo sobre el Gobernador Civil y Alcalde Eugenio Barrejón.

¡¡¡Llamar carca del XIX a quién luchó por salvar vidas de las garras del cólera y del tifus!!!

¡¡¡Si hasta el pueblo llano pagó la construcción del monumento!!!

Quijano y Barrejón fueron dos de los héroes del siglo XIX en nuestra ciudad.

¡¡ Por favor leed libros!!



15
De: Alfredo Campello Fecha: 2008-01-08 15:08

"""Que mas da! Un tio con esa barba, y con esos solapones, y esa condecoracion, seguro que es un fascista, itemmas si es del siglo XIX. Seguro que era un carca!"""

IGNORANTEEEEEEEEE



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.