El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Inaudito.
> Inaudito. <

Marc Antoine Charpentier fue un compositor muy respetado y famoso. Tanto, que el propio Molière le encargó que pusiese música a algunas de sus obras más conocidas, como "El enfermo imaginario". Aclamado y celebrado por las multitudes, fue autor de óperas de gran éxito, misas de una enorme espiritualidad, y oratorios de agárrate y no te menees. De hecho, es considerado como uno de los mayores compositores franceses de música sacra.

Y una de sus obras más importantes es un solemne "Te Deum", una magnífica composición para la ceremonia religiosa de acción de gracias. Llevado por ese espíritu de "grandeur" tan barroco y tan francés, Charpentier la dotó de una introducción sublime, tan magnífica, que estoy seguro de que pensó que su nombre y su música seguirían sonando en los siglos venideros.

Y acertó al cincuenta por ciento. Porque a ver quién es el guapo que se acuerda hoy del pobre Charpentier. Pero, a cambio, seguro que hay muy pocos mortales europeos que no hayan escuchado alguna vez las primeras notas de su Te Deum

2002-05-03, 00:09 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/932

Comentarios

1
De: El Sr. Lechero Fecha: 2002-05-05 01:14

¡Pobre Marc Antoine Charpentier! Si supieras a qué antecede tu composición...



2
De: Yam Fecha: 2002-05-05 01:37

De eso me quejo precisamente, señor Lechero, de eso me quejo ;-)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.18.114 (0b6c5e948b)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


La prehistoria
<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.