El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > ¡Cuánto timepo!
> ¡Cuánto timepo! <

Pues sí, han pasado muchos días desde mi última entrada en esta bitácora, y han pasado muchas cosas. Algunas las podéis ver en el nuevo experimento internetero de un servidor, El estilita. Otras, ya las iré contando, conforme vaya arañando algunos cachitos de ese bien cada vez más escaso que es el timepo. Pero lo importante es que estamos aquí, y aquí seguimos.

Con algunas novedades, como comentaba. En primer lugar, con el estreno de El estilita, una página creada a petición más o menos popular. Es decir, que varias personas me han pedido que coloque también en Internet la columna que publico todos los domingos (sin permiso de la autoridad, y si el tiempo -o la falta de él- no lo impide) en el Blogalia (y, por tanto, para no darle más quebraderos de cabeza a nuestro buen rvr, de momento la dejo como una web sencillita y normal. De modo que si alguien quiere comentar alguna de las columnas, ya sabe: o aquí, o por correo, o en las "cartas al director" ;-)

Y en segundo lugar... bueno, en segundo lugar, en tercero, cuarto, quinto... ya iremos comentando. Que hay mucha tela ;-)

2003-06-09, 18:55 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/8780

Comentarios

1
De: Daurmith Fecha: 2003-06-10 08:27

¡Oleeeeeeeeee! (Y de paso, ya era hora, hijo, nos tienes a pan y agua...)



2
De: Yam Fecha: 2003-06-11 01:20

Lo siento, señora mía, pero entre unas cosas y otras está uno la mar de achuchao. De todos modos, ya os cansaré ;-)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.