El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Temperatura ambiente.
> Temperatura ambiente. <

Un querido vecino reproduce en su último comentario una cita de "Fahrenheit 451", de Ray Bradbury. Por cierto que, como la novela es corta, es buena y me parece muy recomendable (cosa que no opino de la mayor parte de la obra de Bradbury) me abstengo de hacer ningún comentario. Simplemente léanla.

El caso es que, al leer a rvr, algo me ha hecho "tic" en la cabeza, y me ha venido a la memoria una tarde lluviosa en un pueblecito de Albacete. Llevaba yo ya un par de cientos de kilómetros de carretera, así que, obediente a las recomendaciones de la DGT y a los dictados de mi espalda, decidí parar un ratito y tomar un café. Y dicho y hecho: localicé un barecito con no muy mala pinta, aparqué el coche, me acomodé ante la barra, pedí un café y me dispuse a echar un vistazo al periódico que tenían allí.

Y me llamó la atención el título de un artículo: "Fahrenheit 451".

Trataba de la inminente inauguración de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, que al parecer iba a reunir tropecientos mil volúmenes y a facilitar nuevos medios a los investigadores de toda la Comunidad Autónoma. A pesar de que el artículo llevaba la firma de un arquitecto, en lo que incidía especialmente era en la importancia de los libros como medio de transmisión del pensamiento y la cultura. Y claro, al hilo de todo ello recordaba aquellas impactantes imágenes de "Fahrenheit 451".

Y digo bien: imágenes. El artículo comenzaba diciendo literalmente:

Fahrenheit 451 es la temperatura a la que arden los libros. Y también el título de una magnífica película de Truffaud.

Ni una palabra de Bradbury. Ni una mención a que la película, sea o no magnífica, se basa en una novela. En un artículo sobre una biblioteca, sobre la importancia de los libros, el autor se olvida nada menos que del que da título a su escrito.

No recuerdo el nombre del firmante del artículo, pero no me extrañaría que se llamase Montag. Al menos, el Montag del principio de la novela. Aunque su cultura/incultura audiovisual se las apañó para convertir un libro en cenizas a mucho menos que esos 451º Fahrenheit. A temperatura ambiente.

2002-04-20, 01:23 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/800

Comentarios

1
De: rvr Fecha: 2002-04-20 03:57

Ah, vaya. Creo que tuve oportunidad de ver el final de la película en el Satélite, mientras zapeaba. Y yo que te suplicaba que no me obligaras a leerla... y haces una estupenda recomendación con esta historia. Grrr ;)



2
De: Yam Fecha: 2002-04-21 01:02

Pues, querido amigo, no sé si como novela será buena o será mala (aunque a mí me gustó en su momento). Pero como argumento y como motivo de reflexión, me parece un título casi imprescindible. Así que, ¡hala!, a hacer los deberes ;-)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.