El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > El Santo Perdido
> El Santo Perdido <

Santo Domingo de la Calzada. Museo Diocesano. 12,23 de la mañana.

¿A que parece un reportaje de los de Iker Jiménez. Pues no. Es un reportaje de los míos.

El caso es que allí, en el museo, un cuadro me llamó la atención. Mostraba un personaje vestido con túnica, con la mano en actitud de predicación y rodeado de un aura luminosa y mística. Muy típico de un museo diocesano, ¿verdad?

Lo que no es tan típico es que el personaje lleve su cabeza debajo del brazo.

La historia, según un cartelito adjunto al cuadro, contaba que el tal personaje se dedicaba a predicar el cristianismo durante la dominación musulmana. Cosa que a las autoridades islámicas no sentaba demasiado bien, de modo que trataron de impedirlo por diversos medios: desde la severa amonestación hasta la cárcel; desde el encadenamiento hasta la horca.

Pero nada arredraba a aquel santo varón. Hasta del patíbulo salió a pie para adoctrinar a los fieles.

Finalmente los musulmanes, que además de infieles debían ser tontos (digo yo: ahorcas a alguien, el tío va y resucita, y aun así lo consideras un impío y un falsario...), decidieron cortar por lo sano. Es decir, por el cuello del predicador. Vamos, que lo decapitaron.

El cuadro mostraba el resultado de la decapitación: el santo, fiel a su misión en este valle de lágrimas, volvió a sus prédicas, con su cabeza bajo el brazo. El espectáculo debía ser dantesco, aunque conmovió a los musulmanes hasta el punto de que se convirtieron en masa al cristianismo, acabando así la dominación islámica de la zona.

La historia, en fin, combina estupendamente los más tiernos sentimientos cristianos con el "gore" más sangriento, y merece ser contada. Lo malo es que yo no puedo contarla, porque, ay, ¡NO ME ACUERDO DEL NOMBRE DEL SANTO!

¿Algún alma caritativa lo sabe? ¿Puede alguien librarme de esta tribulación? Es que estoy en un sinvivir y esas cosas...


P.S.: Ahora que lo pienso... podría preguntárselo a Iker Jiménez. Quizá nos obsequiase con algún reportaje como aquel del hombre-pez.

Y, antes de que lo pregunten, sí, en pocos días, El extraño caso del hombre-pez y el intrépido investigador estará en sus pantallas.

2002-04-06, 01:48 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/678

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.