El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Semos peligrosos
> Semos peligrosos <

¡Vaya fin de semana que llevo intentando averiguar si el buenazo de Atchoum es o no un "animal peligroso"! Ciertamente pesa más de veinte kilos (o eso parece cuando se me sienta encima, el muy caradura). Tiene un gran perímetro torácico, un auténtico cabezón, fuerte musculatura, mandíbula grande y boca profunda (e insaciable, sobre todo con las galletas). Lo que no sé si tiene es "carácter marcado", porque no sé a qué se refieren con esa expresión los que han parido el Decreto con el que el Gobierno nos sobresaltó el viernes pasado, pero de lo demás anda bien surtido.

Lo cual me preocupa, porque hasta ahora el pobre Chummy sólo presentaba un riesgo: el de llenar de babas a todo el que se le acercara. Bueno, y el de matar de risa a los espectadores de sus payasadas, claro. De hecho, yo temo que el día que entre un ladrón en casa, el perro se limite a tumbarse a sus pies, boca arriba, para que le haga cosquillas en la barrigota. No sé, no sé... tendré que contarle lo del Decreto, a ver si así se pone más serio...

De todos modos, lo que a mí me fastidia del asunto no es que el Decreto ponga indirectamente la etiqueta de "peligrosos" a "la ONG del mundo animal", como definió algún cursi a los San Bernardos. Bueno, sí que me fastidia, porque al fin y al cabo el fundamento parece el mismo que el de ese infame canon que nos cobran en las fotocopias, nos pretenden aplicar en los CD piratas y, a este paso, nos pondrán también en los folios en blanco o los bolígrafos "bic", que son por supuesto útiles susceptibles de ser empleados en el "pirateo". Es decir, que paguen justos por pecadores.

Pero lo realmente molesto es que el Decreto es perfectamente prescindible. En la mayoría de las Comunidades Autónomas hay normas similares a la que ha aprobado el Gobierno. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, desde hace un par de años es obligatorio obtener una licencia e inscribir al animal en un registro especial para poder poseer un perro de esas razas consideradas peligrosas. En el registro de mi pueblo, sin ir más lejos, hay inscritos dos perros.

En mi calle, sólo en los trescientos metros que mide mi calle, hay más de media docena.

Y es que el problema no son solo los perros peligrosos. Ni tampoco sus amos. El problema es la dejadez de quienes tienen que aplicar una norma y no lo hacen.

En realidad, más que un Decreto de animales peligrosos, lo que hace falta es uno de autoridades indolentes...

Y si también les obliga a llevar bozal, mejor que mejor ;-)


(Mientras escribo esto, Atchoum está tumbado sobre la alfombra. Ha encontrado un ejemplar de "Año Cero", y lo está destrozando concienzudamente.

¡Y encima dicen que es peligroso!)

2002-03-25, 02:36 | 3 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/578

Comentarios

1
De: Daurmith Fecha: 2002-03-27 20:58

Buen gusto el de Atchoum, sí señor. Pero ten cuidado que le va a sentar mal la revista. A mí me sienta mal, y ni me la como ni nada...



2
De: Yamato Fecha: 2002-03-27 22:58

Tranquila, que no se come la revista. Se limita a hacerla añicos. Eso sí, muy concienzudamente ;-)



3
De: Rigel Fecha: 2002-06-08 18:14

La actitud de las autoridades es peligrosamente igual siempre. Decretan y se creen que la gente va a hacer la chorrada que a ellos les parece que es lo justo. Si no puedes hacer cumplir lo que ordenas, cállate se te respetará mucho más. Pasa con los perros, con el uso de los teléfonos en los coches, con ... mil cosas más. Parecemos menores de edad mental a los que hay que proteger de sí mismos. En fin..., indignante.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.