El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Cocinado otra vez
> Cocinado otra vez <

Me pasa a veces. Escribo sobre algo y, ¡zas!, vienen y me cocinan. Y eso es lo que pensaba yo esta mañana, cuando he comprado el periódico y he visto en primera plana la noticia de la protesta de los actores contra ETA: que ya me han cocinado otra vez.

Claro que luego, a mediodía, he tenido tiempo de leer el artículo y los extractos del manifiesto de los actores. Y, con la salvedad de que no he dado con el manifiesto completo (y, por lo tanto, me arriesgo a que me cocinen de nuevo), me he encontrado que mi patinazo, probablemente, no era para tanto. Un manifiesto "light", lleno de excusas, y que parece más destinado a responder tibiamente a las críticas que han recibido por el silencio que han mantenido hasta ahora que a mostrar una auténtica, real y sincera repulsa a ETA. Un manifiesto flojito, flojito, y que ni siquiera la dignidad de un Imanol Arias (que no necesita armar numeritos para demostrar quién es y qué piensa), empezando a gritar contra ETA, parece haber salvado.

Rectificar es de sabios. Rectificar así, es de... bueno, pongan ustedes el calificativo que quieran.

O, si no, pónganmelo a mí, por esta "rectificación". Y pongo lo de "rectificación" entre comillas porque, la verdad, me han cocinado, sí, pero con el fuego tan bajito que creo que voy a quedar demasiado poco hecho ;-)

2003-02-12, 08:58 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/5392

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.