El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > El pozo y el péndulo
> El pozo y el péndulo <

Supongo que los viejos lectores de esta página ya saben de qué va eso del Desafío Randi. Pero, en beneficio de quienes hayan venido atraídos por la perspectiva (frustrada, me temo) de leer una novela de Corín Tellado, daremos una pequeña explicación.

James The Amazing Randi es un famoso mago canadiense que, al igual que hiciera hace un siglo el Gran Houdini, ha puesto sus habilidades al servicio del noble deporte de la caza del charlatán. Desde hace muchos años, Randi dedica sus esfuerzos a desentrañar supuestos misterios paranormales (como los embustes astroarqueológicos que puso de moda Erich von Däniken, o las fotografías de hadas que divulgó el cándido Sir Arthur Conan Doyle) y a poner en evidencia a quienes simulan poseer poderes psíquicos (como la más famosa de todas sus “víctimas”, el ilusionista israelí Uri Geller). Los conocimientos de magia de Randi le permiten reproducir fielmente los trucos empleados por los supuestos psíquicos y, sobre todo, anticiparse a estos, desenmascarándolos con toda facilidad.

Y precisamente fue esta habilidad para detectar el gato encerrado que invariablemente se esconde tras los “fenómenos inexplicables” lo que llevó a Randi a lanzar su Desafío: en 1964 proclamó públicamente que pagaría 10.000 dólares a quien demostrase convincentemente poseer una habilidad psíquica, paranormal o sobrenatural.

Como era de esperar, hubo muchos que aceptaron el reto. Y, como era de esperar, ninguno obtuvo el premio: Randi empleaba sus conocimientos para diseñar pruebas en las que fuera imposible el fraude, y los poderes psíquicos, como ocurre siempre en estos casos, se desvanecieron como por arte de, ejem, magia. De modo que el premio, que ha ido creciendo hasta la cantidad actual de un millón de dólares, sigue en espera de un ganador. Aunque, como dice el propio Randi, ese dinero está mucho más seguro que si estuviese en Fort Knox.

En su libro Fraudes paranormales (Ed. Tikal), Randi narra algunas de las primeras pruebas del desafío, en las que destaca la enorme afluencia de zahoríes. Ya saben: esos tipos que aseguran ser capaces de detectar las aguas subterráneas, a veces con la ayuda de un péndulo, unas varillas metálicas o una ramita. Los zahoríes suelen obtener algunos éxitos en el campo, aunque cualquiera con unas mínimas dotes de observación puede darse cuenta de por qué: casi siempre señalan viejos cauces secos, bajo los cuales puede discurrir aún el agua, o se guían por la presencia de determinadas plantas de raíces muy profundas, que delatan la presencia de un acuífero. En realidad, más que poderes psíquicos, los zahoríes suelen poseer más bien una combinación de conocimientos del campo, sentido común y habilidad para mover la varilla o el péndulo en el momento oportuno.

Lo cual, por supuesto, de nada servía ante los circuitos enterrados de tuberías sobre los que les hacía caminar Randi. Quizá por eso, en la actualidad los aspirantes al premio salen más bien de las filas de los practicantes de la “percepción dermoóptica”, la telepatía o la telecinesis. Sin olvidarnos, claro, de la dueña de una cafetera parlante (y con dotes adivinatorias). O de Sylvia Browne, la vidente que durante un programa de televisión aceptó participar en el Desafío hace ya (a fecha de hoy) 425 días, sin que hasta ahora se tengan más noticias sobre ella.

Zahoríes, en cambio, se presentan ya muy pocos. La mayoría declaran no haber oído hablar del premio. O se limitan a callarse. O aseguran no creerse que el premio sea de verdad (¡como si no fuera mucho más increíble que un fulano sea capaz de encontrar agua con una varilla de fresno!) Algunos se quejan de la falta de tiempo, o del coste de viajar a Florida (donde, en principio, se celebran las pruebas, aunque es posible concertarlas en otros lugares).

Y unos pocos, en fin, son más sofisticados, y despliegan una amplia colección de excusas sobre las condiciones de Randi, a quien acusan de haber diseñado su premio de manera que nunca acepte una demostración como auténtica y genuina.

Bueno, pues se acabó. Ahora ya no tienen excusas. Si conoce usted a algún zahorí, puede informarle sobre la posibilidad de ganar una pasta demostrando sus habilidades, sin necesidad de viajar a Estados Unidos o someterse a los controles de un mago suspicaz. En lugar del Sol de Florida, puede disfrutar del de Alicante. Y en vez de aceptar las condiciones de la solicitud de aspirante al Desafío Randi, le basta con acatar las que establece la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

Me explico. Torremanzanas (o La Torre de les Maçanes, como prefieran) es un bonito pueblo situado en la montaña de Alicante. Rodeado de un precioso paisaje, es un lugar tranquilo y agradable, y su gente es simpática y acogedora.

Pero, ¡ay!, Torremanzanas se muere de sed. Le falta agua, y por su situación resulta antieconómico dotarle de un trasvase o una conducción desde los depósitos y embalses de la provincia. Su única solución pasa por los pozos.

Y aquí es, claro, donde entran los zahoríes. Que es como si comprasen el cupón de la once: encontrando el agua no sólo contribuirán a una gran labor social, sino que también podrán embolsarse un buen montón de billetes. Para ser precisos, el Ayuntamiento pagará como mínimo la friolera de 7.500 euros por cada litro por segundo de caudal.

Así que ya saben: ni viajes transoceánicos, ni complicados documentos en inglés, ni gaitas. Ni siquiera la mirada vigilante de un mago barbudo llamado Mr. Randi: el alcalde es un tipo la mar de simpático, le gusta que le digan Juanito, y está dispuesto a dejar que quien quiera busque el agua donde y como le dé la real gana.

Un chollo, vamos.

De modo que si usted tiene algún amigo zahorí, infórmele cuanto antes. Puede ser la oportunidad de su vida para alcanzar la fama, la gloria y, sobre todo, la pasta gansa. Que en estos casos, como casi siempre, es lo que importa.


¿Cómo? ¿Qué? ¡Ah, sí! Perdón. Me dicen que se me ha olvidado una cosa. En realidad es un detallito sin la menor importancia. Pero bueno, habrá que decirlo: la pasta gansa se pagará después de medir el aforo del pozo. Hasta ese momento, todos los gastos correrán por cuenta de quien lo esté perforando. El Ayuntamiento no soltará ni un miserable céntimo hasta que no aparezca el agua.

Por increíble que parezca, las dos docenas de zahoríes que hasta ahora han acudido a Torremanzanas se han echado para atrás al oir esta condición.

Pero bueno, digo yo que serían zahoríes de mentirijillas. Evidentemente, un genuino zahorí, de los fetén, de esos que poseen auténticos poderes para detectar el agua subterránea, no echaría a perder el negocio de su vida por tener que adelantar unos cuantos euros para pagar la perforación.

¿Verdad?

Pues lo dicho. Informen cuanto antes a sus amigos zahoríes. No sea que alguno se les adelante.

O que el pueblo sucumba a la terrible amenaza que se cierne sobre su propia existencia, claro. Pero eso, como decía Ende, es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

2002-11-02, 16:10 | 12 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/3159

Comentarios

1
De: Daurmith Fecha: 2002-11-03 05:28

¿Apostamos a ver cuántos zahoríes se apuntan a la cosa?



2
De: Akin Fecha: 2002-11-22 14:52

Vale, yo apuesto por ese número tan bonito llamado "0"



3
De: Yam Fecha: 2002-11-27 01:29

De momento gana Akin por goleada.

Se ha apuntado una constructora, pero ha hecho trampa: en vez de un zahorí, se han llevado un geólogo. Así cualquiera.



4
De: José Luis Fecha: 2002-11-27 13:26

Coño, ¡qué contraten a Uri Geller! Si, según él, es capaz de encontrar yacimientos minero con un péndulo y un mapa, también podrá localizar agua, digo yo (y si no, a pagar los gastos de hacer agujeros en el suelo, claro) ;-)



5
De: Carolina Venzal Fecha: 2002-12-09 17:41

Un zahorí no lo sé, pero mi padre seguro que encuentra. Aunque si lo que se necesita es agua, y un zahorí la encuentra, por mi, viva la madre que ...



6
De: b n Fecha: 2003-02-04 12:27

bnm



7
De: Anónimo Fecha: 2003-04-23 07:50

Sin comentarios



8
De: Un zahorí auténtico... Fecha: 2003-04-23 07:54

El pobre Randi es un inbecil.Un miserable mentalista, iluso e ignorante. En el fondo no es más que un cobarde.
Por cierto, que rica estaba el agua...



9
De: anonimo Fecha: 2003-04-28 19:16

...pero si no la has probado...¿de qué hablas si no sabes?



10
De: anonimo Fecha: 2003-04-30 02:46

para "un zahorí auténtico": igual de ignorante que tú ya que escribes "inbecil" con n...



11
De: Akin Fecha: 2003-04-30 02:52

No entiendo a que viene el enfado. Cualquier zahorí auténtico debería ir allí a ganarse una pasta fácil. Se ganaría pasta y fama a raudales.



12
De: Anónimo Fecha: 2006-09-29 20:42

PAGA LOS GASTOS DE LAS MÁQUINAS MISERIAS



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.