El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Más serpientes
> Más serpientes <

Hace unas semanas, hablando de la cosecha de serpientes de verano que nos ha proporcionado el fabuloso mundo del circo de lo paranormal, terminaba yo quejándome de que este año en vez de la aparición del Monstruo del Lago Ness nos hemos tenido que conformar con unas avestruces escapadas de un criadero chileno. Que tampoco estaban tan mal: las descripciones de algunos testigos son como para poner los pelos de punta, y eso en mi caso tiene mucho mérito. Pero como serpientes veraniegas hay que reconocer que resultaban poco espectaculares. Por suerte, a última hora una noticia ha venido a salvar la temporada “criptozoológica”: el descubrimiento de los llamados “gusanos asesinos del Desierto del Gobi”. Se trata de una especie de gusanos de metro y medio de largos que nadan por las arenas del desierto y que atacan a sus indefensas víctimas mediante impulsos eléctricos, causándoles la muerte. O, al menos, provocándoles serios daños cerebrales, a juzgar por las barbaridades que comentaban los investigadores que escribían el reportaje.
En fin, la noticia es muy espectacular, sobre todo si uno es capaz de aguantarse la risa mientras la lee. Pero aun así no llega ni de lejos al nivel de una de las serpientes estrella de este verano: los descubrimientos de la pseudoarqueología. La pseudoarqueología, como su nombre indica, es un simulacro de investigación arqueológica. La diferencia es que mientras la arqueología intenta descrifrar el pasado a través del estudio de sus restos arqueológicos, la pseudoarqueología funciona exactamente al revés: pretende interpretar los hallazgos –reales o ficticios- de manera que encajen en alguna teoría extravagante o absurda. De modo que los pseudoarqueólogos se dedican a contarnos que los “moais” de la isla de Pascua fueron transportados mediante algún tipo de levitación, que las pinturas rupestres del desierto del Sahara representan a extraterrestres, o que las Pirámides de Egipto... bueno, que las Pirámides de Egipto cualquier cosa. La cantidad de majaderías que se han dicho sobre ellas es tan grande, que los pseudoarqueólogos dedicados a contarnos cuentos sobre ellas han recibido una denominación especial: el doctor Hawass, en su época de responsable del complejo arqueológico de la meseta de Guiza, los bautizó con el acertado calificativo de “piramidiotas”.

Pero hablábamos de la “noticia” pseudoarqueológica de este verano, y por una vez no ha sido ninguna piramidiotez, pero sí que ha tenido relación con otro de los mitos más clásicos del género: la Atlántida. Como sin duda habrán leído ustedes, los afanosos investigadores de lo paranormal han conseguido nada menos que descubrir los restos del Continente Perdido.

Desde siempre, los historiadores y arqueólogos (los de verdad) han considerado que lo de la Atlántida era tan sólo una leyenda, un mito inventado directamente por Platón o, como mucho, recogido de alguna tradición relacionada con la explosión de la isla volcánica de Thera o con la caída de la civilización micénica. Nada más. Pero ahora la situación tendrá que cambiar, y hasta los arqueólogos más escépticos tendrán que convencerse de que la Atlántida existió realmente ante la abundancia de pruebas. Porque no es sólo que se hayan descubierto sus restos: es que encima los han descubierto en algo así como media docena de sitios.

Las costas de Cuba. El Estrecho de Gibraltar. Las Marismas del Guadalquivir... De hecho, los descubrimientos (bueno, pseudodescubrimientos) son tan abundantes y están tan repartidos por todo el mundo que, más que El Continente Perdido, habría que bautizar a la Atlántida como “El Continente Esturreado”. Porque perdido no estaba, que se encontraba bien a la vista: algún “investigador” ha llegado a decir que la Atlántida era en realidad la Isla de Irlanda, disparate que sólo es superado por ese otro que lleva años explicando a quien comete la insensatez de escucharle que el arco del triunfo de Medinaceli o el acueducto de Segovia son en realidad obras de la civilización atlante.

En fin, que lo de la Atlántida ha sido la serpiente de verano perfecta: una noticia espectacular, asombrosa e insuperablemente absurda. Tanto, que seguramente pasarán años hasta que alguna otra la supere.

Dos años, para ser precisos. Resulta que una de las chaladuras más exóticas del mundillo de lo paranormal afirma que la Tierra, nuestro planeta, está hueco, y que se puede acceder al interior a través de sendos agujeros situados en los polos. Y en 2006 está previsto que una expedición zarpe hacia el Ártico para descubrir uno de esos agujeros. Los participantes más entusiastas incluso tienen la intención de pasar por el agujero y visitar la civilización que vive en el interior de la Tierra, una civilización liderada nada menos que por el Rey David en persona.

¿Que les parece increíble? Pues hay otra cosa aún más increíble, pero rigurosamente cierta: nada de lo que he contado me lo he inventado. Hay gente que cree seriamente esas majaderías y muchas otras más. Y es que el fabuloso mundo del circo de lo paranormal es así.

2004-10-04, 01:00 | 10 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/21924

Comentarios

1
De: eledhwen Fecha: 2004-10-04 23:06

No saques otra vez lo de la Atlántida en el Guadalquivir que se arma la de Troya.



2
De: Akin Fecha: 2004-10-04 23:28

Lo de los gusanos del desierto son geniales, al menos uno tiene garantizado que los autores han visto (o leído) DUNE o visto la película 'temblores'.



3
De: Yam Fecha: 2004-10-04 23:33

¿A que sí, Akin? Los dibujitos son calcados a los gusanos de Dune.

¿Por qué lo del Guadalquivir, Eledhwen?



4
De: eledhwen Fecha: 2004-10-04 23:37

Sírvete tú mismo



5
De: Yam Fecha: 2004-10-05 23:46

Bueno, ya tuve un poquito de aquello en su día, Eledhwen; el Pez lo menciona en su entrada. Por cierto, lástima de foto del dintel del castro de Elviña... me salió borrosa.



6
De: eledhwen Fecha: 2004-10-06 00:47

Tranquilo, Yam. Lo tengo muy visto.
Y al natural.



7
De: Jose Brox Fecha: 2005-07-21 03:27

Coño, qué fantástica ocasión para mandar a toda la ICAR a tomar por el agujero del... polo, a intercambiar información con el rey David, estarán deseosos de saber qué opina de Jesús (Vázquez no, coño, Cristo, Jesús Cristo).



8
De: violeta de los angeles Fecha: 2006-10-18 22:16

mas gusanitos mas animales pa estudiar su fisiologia etc ,q pena q el cazador de cocodrilos haya muerto el lo hubiera investigado muy bien alos nuevos gusanos de arena



9
De: ender Fecha: 2007-04-07 18:14

ami me gusta la atlantida por que es algo istorico que relata un continente perdido.esto esta relasionado com algo magico pero llo creo que tanvie esta relasionado con poseidon el dios griego de los mares



10
De: daniel Fecha: 2007-10-15 21:42

che loco hablen de pseudoarqueologia aqui en argentina o al menos en sudamerica, ya harta tooooooooodo es europa o eeuu, aqui tambien hay gente



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.25.146 (cb0b53f212)
Comentario


La prehistoria
<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.