El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Llorar
> Llorar <

Decía Larra que “escribir en España es llorar”. Y aunque no se referiría a eso exactamente, su frase, como todas las buenas frases, ha adquirido vida propia, y ha pasado a simbolizar las dificultades y los sinsabores de los escritores. Escribir un libro, repasarlo, corregirlo, encontrarle un editor, lanzarlo al mercado... la tarea de los escritores es a veces todo un calvario. Pero los escritores son muy sufridores, y por muchas dificultades que tengan que afrontar, ninguno de ellos, realmente, llora. Llorar, lo que se dice llorar, quienes lloran a moco tendido son los cineastas.

Pongan la tele, escuchen la radio o lean la prensa: es raro el día en que no aparece alguna noticia relacionada con la “crisis” del cine español. Y pongo comillas a lo de “crisis” porque no es la palabra más adecuada para describirla: una crisis es un período anormal, y en el cine español lo excepcional, la auténtica crisis, sería que abandonase esa recesión crónica y gozase de buena salud. La realidad es que el cine español tiene pocos espectadores, las producciones multimillonarias pasan por taquilla con más pena que gloria, y los éxitos de cada temporada podrían contarse con los dedos de la mano que Cervantes perdió en Lepanto. Un desastre, vamos.

Así que los cineastas lloran. Pero no por pena: lloran porque, como dice el refrán, quien no llora no mama. Y para ellos, la única solución a la “crisis” es esa, mamar de la teta del Estado.

Y así consiguieron, primero, las subvenciones millonarias: el Ministerio de Cultura, las Consejerías autonómicas y otros mil y un organismos oficiales destinan generosas cantidades a la producción de películas cinematográficas, hasta el punto de que muchas de las películas que se producen en España recaudan mucho más por subvenciones que por taquilla.

Pero no fue bastante, de modo que se inventaron la cuota de pantalla: las salas de cine y las cadenas de televisión están obligadas a programar un porcentaje de producciones españolas. Es una de esas ideas que hace que uno se pregunte si de verdad hay alguna mente en funcionamiento en las altas esferas culturales: los empresarios de cine no son tontos (y, en algunos casos, tampoco los responsables de programación de las cadenas de televisión), y si no emitían más películas españolas era sencillamente porque iba menos gente a verlas. Y eso no se puede arreglar con una cuota de pantalla. Así que, claro, no se arregló.

De manera que probaron con la cuota económica: un cinco por ciento de los beneficios de las cadenas de televisión debe destinarse a financiar el cine nacional. Una especie de “impuesto revolucionario” que hasta ahora las cadenas iban eludiendo como podían, pero que un reciente Decreto quiere aplicar a rajatabla. Con lo cual a las cadenas no les quedará más remedio que intentar aumentar sus beneficios emitiendo programas más atractivos para el público y, por tanto, más rentables para los anunciantes. Como las películas... americanas, por supuesto.

Dobladas al español, eso sí. Pero sólo por ahora. Porque, ¿saben?, resulta que la última idea (con perdón) para subvencionar al cine español es la de la tasa de doblaje. O sea, gravar con una tasa las películas extranjeras dobladas al español. Según los responsables del invento, se trata de que los espectadores tengan que pagar más caro por ver películas extranjeras, de modo que preferirán ver películas españolas. En fin, un razonamiento que le hace a uno sospechar que la nueva ministra de Cultura sea en realidad Groucho Marx disfrazado.

Y aquí paramos, de momento. Porque dentro de unos meses, cuando se compruebe que los espectadores se guían más por sus gustos que por el precio de las entradas y se vuelva a hablar de la “crisis” del cine, alguien encontrará otra ingeniosa manera de “solucionarla”. Que no consistirá en mejorar la calidad de nuestras películas, ni formar buenos actores, ni nada por el estilo. Simplemente se tratará de sacar más dinero de algún sitio para entregárselo a los cineastas. Para que dejen de llorar un rato.

Y mientras tanto nuestros escritores seguirán arriesgándose. Sin ayudas oficiales, sin cuotas de lectura, sin tasas de traducción... así, “a pelo”. Defendiéndose de la competencia extranjera a base de esfuerzo y de calidad. Y sin llorar. O, por lo menos, sin ponerse a soltar berridos.

2004-07-09, 01:00 | 4 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/20116

Comentarios

1
De: Espectador Fecha: 2004-07-10 21:28

Fácil => El PSOE tiene que pagar muchos favores a los cineastas que los pobres aún tienen que pagar las chapitas y las pancartas.

Los escritores sin embargo, esos desgraciados, hicieron poco por el glorioso imperio de ZP.

Además ya sabemos gracias a Carmen Calvo que los libros no son zapatos



2
De: Akin Fecha: 2004-07-10 21:52

Cuando veo un enlace a Libertaddigital me entra el hipo.



3
De: A Fecha: 2004-07-10 21:52

Cuando veo un enlace a Libertaddigital me entra el hipo.



4
De: Felipe Fecha: 2007-02-06 20:09

me interesa el mundo de comunicar a travez de la escritura, pero no se como llevar ese impulso a lugar, por que no dispongo de recursos para publicarlo, pero si alguien sabe, como conseguirlos lo agradeceria que me lo comentara a mi dirección de correo.
Atte a ud. Felipe.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.