El Yamato navega de nuevo
Inicio > Historias > Otra derrota
> Otra derrota <

“Conozco a un vasco que vive allí al lado; le tendría que haber pillado el bombazo”. Esto me decía un conocido justo cuando nos enteramos por la radio de la noticia de la explosión en el Hotel Nadal. “Son todos iguales”, añadía, mientras la voz de la locutora iba relatándonos en directo los estragos de los atentados de Alicante y Benidorm.

El terrorismo no es una guerra convencional. No moviliza un gran número de tropas, entre otras cosas porque, afortunadamente, no resulta tan sencillo encontrar deshechos humanos de la calaña de este tal Jon Joseba Troitiño. Tampoco ataca nunca a cara descubierta: por más que los “abertzales” alaben la valentía de los etarras, la verdad es que resultan ser tan cobardes que rehúyen a toda costa cualquier riesgo para ellos, y alguno de estos malnacidos ha llegado hasta a orinarse encima al ser detenido. Pero lo más singular del terrorismo son sus objetivos. Una acción militar puede tener por objeto tomar una ciudad, controlar una ruta estratégica, asegurar el aprovisionamiento, rodear una bolsa de resistencia... En cambio, los terroristas no buscan objetivos físicos, sino psíquicos: sembrar el miedo, el odio, la desconfianza, el hartazgo...

Y es así como se puede derrotar al terrorismo, como de hecho lo estamos derrotando: no permitiéndoles que se apunten ni un tanto. Los atentados del otro día pretendían sembrar el miedo entre los turistas que disfrutan de sus vacaciones en nuestras playas, pero la imagen de la Playa de Levante y la del Postiguet llenas pocas horas después de las explosiones es una rotunda derrota para ETA. Querían que quienes vivimos, trabajamos, descansamos o simplemente disfrutamos de esta maravillosa tierra viéramos nuestras vidas perturbadas por la inseguridad, pero les podemos seguir derrotando con nuestra normalidad. Querían que junto con los escombros y los trozos de ventana volase también por los aires un poco de nuestra forma de vida, pero resulta que la sociedad, las personas normales, somos mucho más fuertes que ellos.

Y así es como conseguiremos que estos atentados sean una vez más una nueva derrota de ETA. Indignándonos, por supuesto. Deseando todo lo mejor para las víctimas, y especialmente para esos policías que, una vez más, han demostrado estar dispuestos a arriesgar sus vidas por todos nosotros. Pero arreglando los desperfectos, barriendo los cristales rotos, y negándonos a perder la normalidad de una sociedad en la que hay alimañas, sí, pero que puede acabar con ellas dentro de la más escrupulosa legalidad. Negándonos a permitir que logren sus objetivos. No dejando que nos metan miedo, que nos desesperen o que nos llenen de odio.

Porque ese es, precisamente, el otro gran objetivo de ETA: sembrar el odio a lo vasco entre el resto de los españoles. Porque si lo consigue, los vascos se sentirán odiados y rechazados, y el nacionalismo logrará ir imponiendo sus delirios entre ellos. Y muchos, muchísimos de ellos, no se lo merecen. No se lo merecen quienes arriesgan su vida presentándose a las elecciones municipales por un partido constitucionalista, ni quienes tienen que acudir al periódico en que trabajan con escolta, ni quienes públicamente militan en las plataformas cívicas que defienden algo tan elemental (y tan inexistente en el País Vasco de hoy) como la paz. Ni quienes, con algo tan simple y tan anónimo como un voto no nacionalista, siguen luchando por la libertad de todos.

Eso era lo que le explicaba yo a mi conocido. Y me concedió que tenía razón: por suerte, no es cierto que todos los vascos sean iguales. Pero añadió “es que este que digo yo vota al PNV”.

Y claro, pensando en Atutxa haciendo cabriolas circenses para evitar disolver el grupo parlamentario de los terroristas, en Arzalluz lanzando veneno cada vez que abre la boca, en Ibarretxe ultimando su plan rupturista –léanlo y se les pasará el calor: produce auténticos escalofríos-, y en tantos y tantos nacionalistas vascos comprendiendo, animando y hasta apoyando a ETA para que siga moviendo el árbol del que recogen las nueces, a ver qué le contesto yo a este hombre.

¿Alguna sugerencia? Porque a mí no se me ocurre nada.

2003-07-24, 21:39 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://yamato.blogalia.com//trackbacks/10093

Comentarios

1
De: El Peatón Fecha: 2003-07-24 22:58

Dinero... este odio mueve mucho dinero. Sobre todo para quien no tiene la más mínima intención de coger un pico y una pala y ponerse a currar.

De todas formas, la pelota sigue estando en el alero de los vascos. Poco podemos hacer los ciudadanos de a pie sino - como bien dices - barrer, limpiar y seguir como si nada hubiese ocurrido.



2
De: Don Nadie. Fecha: 2003-07-30 03:04

Excelente reflexión. Sólo dos cosas. Creo que sí que mueve a bastante gente, a la policía a toda y especialmente a grupos especializados. Entre los nacionalistas, cada vez se demuestra que a todos y los hay que son necesaria cobertura material: se habla del entorno de ETA...

No creo que siembren odio a lo vasco ya. Puede que en una cierta época sí, pero ya no. A los que se odia, te lo digo sinceramente es a losnacionalistas. En concreto a los del PNV y a algunos del PSC y del PSE. A los del PSOE no se les entiende. Mejor dicho, se entiende que los dirige un semilíder. Hoy mismo Odón Elorza, un nacionalista del PSE, se despacha ¡cómo no! en El País (cuántos paniaguados no hay allí) apoyando la inciativa de Ibarreche y aún dando una versión suya más "audaz".

No lo dices, pero que no se diga que no todos los nacionalistas son iguales. Si no que me expliquen la "coincidencia de fines" en la versión de estar encantados de dar dineros públicos a la rama política de ETA. ¡Vaya con los fines, que tan medios parecen!

Eso es lo que la gente está empezando a distinguir. Otra cosa es que algunos no les importara ir de la mano con batasunos y gente así cuando lo de la guerra (Savater dixit).




Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.39.142 (df0608c17a)
Comentario


La prehistoria
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Buenos vecinos
La Biblioteca de Babel
Cuaderno de Bitácora
Quotidianum
Una cuestión personal
Por la boca muere el pez
El GNUdista
Los Cien Gaiteros del Delirio
La Katana de Occam
Reflexiones e Irreflexiones
Diario de un Autómata
Batiburrillo
Desbarradas de Akin
Atalaya: desde la tela de araña
La crucifixión de Clío
El peatón del aire
Odisea
Polinesia
Y, por si os parecen pocas, taaaaantas otras que me olvido.